1/10

Supresión de barreras arquitectónicas

Tener en cuenta la eliminación de barreras para personas mayores o con discapacidad es uno de los puntos más importantes a la hora de proyectar y construir. Cuando se trata de edificios antiguos o donde no se ha tenido en cuenta este asunto, es muy importante el diseño y la ejecución dentro del espacio existente, prestando especial cuidado a las medidas de los espacios y a la colocación de elementos que faciliten el acceso (pasamanos, rampas, etc.).

 

Uno de los tipos de obra que actualmente más se lleva a cabo es la colocación de ascensores desde la planta baja del edificio, de forma que no sea necesario la disposición de escalones para su acceso.

 

Está claro que, en viviendas particulares, no siempre es posible poder adaptarse a las normativas actuales. En estos casos, debemos de tener en cuenta una serie de requisitos mínimos para facilitar el acceso a todas las personas usuarias, tratando de eliminar impedimentos físicos (peldaños en platos de ducha, pedestales de lavabos, etc.) e incluir nuevos elementos para facilitar el uso de las estancias (agarraderas, griferías con mandos gerontológicos, etc.), respetando espacios y anchuras mínimas de paso.

 

Por último, pasamos a comentar un detalle a tener muy en cuenta en las actuaciones sobre zonas comunes, ya sean portales, plazas u otros lugares. Existen casos donde al llevar a cabo una obra nos resulta imposible cumplir con la legislación actual, ya sea por razones económicas o de espacio. La norma nos pide que todas las nuevas obras que se realicen (reformas, rehabilitaciones, etc.) han de cumplir estrictamente con lo establecido. Es decir, nos exige que, aunque mejoremos unas condiciones concretas de accesibilidad respecto al estado anterior, no resulta suficiente, se han de cumplir TODAS las exigencias. Menciono como ejemplo, la construcción de rampas de gran inclinación, que lo que hacen no es mejorar, sino empeorar la accesibilidad del lugar, incumpliendo las “Condiciones de habitabilidad” que marca el Código Técnico de la Edificación. Es algo a tener muy en cuenta por parte de la dirección facultativa (si la hubiere) y los propietarios, para evitar posibles sanciones económicas, que en algunos casos podrían ser cuantiosas.