Please reload

Entradas recientes

Las obras no deben ser ni molestas, ni caras

Hay una máxima que está presente en cualquier proyecto que ejecute una empresa de reformas y rehabilitaciones: las obras molestan. Resulta evidente que la propia actividad implicada en algunos proyectos puede generar trastornos a los vecinos. Sin embargo, es igualmente cierto que no todos los obreros se toman las mismas molestias para tratar de minimizar el impacto de las actuaciones en el día a día de los clientes.


Se trata de un matiz que en Cintu Construcciones cuidamos al máximo. Nuestro principal objetivo es acometer de manera eficiente todos los proyectos, provocando las menos molestias posibles. Para eso, contamos con una plantilla que acumula más de 25 años de experiencia, así como con una dirección de obra que siempre trata de buscar la mejor solución posible en cada situación.

 

Recientemente hemos comenzado un trabajo de impermeabilización de una terraza situada en un entresuelo. Para evitar trastornos a los vecinos del portal, hemos dado con una solución que evitará la suciedad. Dado que se trata de un entresuelo, hemos realizado un agujero en una de las paredes del garaje, situado en la planta baja.

 
Ese hueco, realizado entre dos tabiques, nos permite tanto verter el escombro como subir el material sin necesidad de atravesar el portal. Es decir, evitamos ensuciar las zonas comunes del edificio y las consiguiente molestias al vecindario.


Del mismo modo, son muchas las personas que entienden las reformas como un proceso que requiere un desembolso económico importante. Al igual que en el caso anterior, hay una parte evidente: los materiales tienen un coste. Sin embargo, también en esta situación se puede actuar de muchas maneras diferentes. Cintu Construcciones siempre ofrece la mejor relación calidad – precio del mercado. Además, como con las molestias, siempre busca la solución menos gravosa para el cliente.


Retirar la antigua cubierta de un garaje puede ser una acción muy costosa o muy asequible. En este caso, hablamos de un techo de fibrocemento con amianto: un material cancerígeno, cuya manipulación y retirada se ha de realizar con trajes especiales. En este caso, hablamos de un coste únicamente de retirada superior a 2.000 €. 

 
Dado que si el amianto no se manipula no resulta peligroso para la salud, se ha buscado una solución alternativa para ahorra costes. Así, se ha reparado la techumbre existente y se ha superpuesto una nueva cubierta de fibrocemento (sin amianto). Del mismo modo, se ha reforzado la estructura desde la parte inferior con nuevas viguetas de hormigón. 


Con esta sencilla operativa se ha conseguido colocar una nueva cubierta, se ha reforzado la estructura y se ha rematado perimetralmente el garaje por un precio inferior al previsto únicamente por la retirada del material antiguo.

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square