Please reload

Entradas recientes

Consejos prácticos para ahorrar dinero y energía

Aprovechar al máximo la inversión realizada para generar un estado de confort y bienestar es prioritario para toda la sociedad. Circunstancias como el encarecimiento de la energía eléctrica, el gas natural, las olas de frío, los temporales de viento, las construcciones low-cost… Todos estos factores hacen que nos preguntemos si nuestra vivienda está realmente preparada para afrontar los cambios meteorológicos de la mejor manera posible y sin incrementar el gasto realizado. Es probable que pensemos que sí, pero, ¿es eso cierto? ¿nuestra vivienda cuenta realmente con un correcto aislamiento térmico?

 

La antigüedad media de las viviendas en España es superior a 30 años. Por norma general, esta tipología de vivienda carece de unas condiciones óptimas de aislamiento térmico, con la excepción de aquellas que hayan realizado mejoras posteriormente a su construcción. Al igual que ocurre con otros bienes como los automóviles, debemos revisar y actualizar nuestras viviendas para que respondan a las necesidades que demandamos día a día.


En Cintu Construcciones somos especialistas en encontrar la mejor solución calidad precio del mercado para cada acción concreta. Contamos con operarios con gran experiencia, y técnicos colegiados universitarios para el asesoramiento y control de las obras.


Actualmente, existen muchos tipos de aislamientos térmicos en el mercado. Por ejemplo, ya se pueden encontrar aislantes reflexivos, con láminas de aluminio, de escaso espesor y gran aislamiento. Dada esta variedad, conviene contar con el asesoramiento de un profesional a la hora de escoger el que mejor se adapta a cada caso.

 

El primer aspecto que debemos tener en cuenta para aislar una estancia o edificio es su envolvente. Es decir, todas las zonas de la vivienda que contactan con el exterior (fachadas, tejados, suelos de planta baja, etc.). Asimismo, hay una serie de acciones comunes, que se repiten en la mayoría de las viviendas.


Ventanas y puertas exteriores

Lo ideal es la sustitución por carpinterías con doble acristalamiento y cámara de aire hermética. En este caso, es preferible utilizar cristales de baja emisión. Del mismo modo, hay que asegurarse de que los materiales cuenten con “rotura de puente térmico”, para evitar la transmisión de la temperatura exterior al interior. Parámetros como el espesor de vidrios y las cámaras dependerán de las necesidades de cada vivienda.


Fachadas
Las viviendas más modernas cuentan con una doble hoja en ladrillo y una cámara interior. Sin embargo, los aislamientos térmicos comenzaron a introducirse y emplearse en España a partir de los años 80, por lo que las viviendas antiguas suelen carecer de ello. Este problema se puede atacar desde dentro, reduciendo unos centímetros las estancias afectadas, o desde la fachada mediante: sistemas SATE (aislante + revestimiento continuo adherido) o fachadas ventiladas (aislante + cámara + subestructura metálica que soporta la hoja exterior de acabado).

 

 Techos y suelos
Los techos en viviendas bajo cubierta están más expuestos a los rayos solares que las fachadas. Por tanto, resulta muy importante emplear un buen aislamiento térmico, preferiblemente por el exterior. 


En el caso de los suelos, volvemos a tener varias alternativas. Si se trata de una vivienda nueva, es obligatorio un forjado sanitario que incorpora una cámara de aire entre el terreno y el suelo de la vivienda. En el caso de rehabilitaciones, la actuación mínima recomienda instalar planchas de aislante térmico específico para evitar que la temperatura del terreno determine la temperatura de nuestro suelo.
 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square