Please reload

Entradas recientes

Goterones: qué son y por qué los necesitas

Cantabria es una región en la que llueven alrededor de 166 días cada año. Las precipitaciones son el aspecto más relevante de nuestro clima aunque no se distribuyen de manera uniforme por todas las zonas de la comunidad. La cabecera del Miera y el Pas junto a los Picos de Europa son los lugares que más días de lluvia tienen cada año.

 

Llueva más o llueva menos son muchos los edificios que ven degradado su aspecto exterior por la acción del agua. La causa más directa son las humedades meteóricas, provocadas directamente por la penetración del agua en los edificios. Sin embargo, la lluvia puede provocar desperfectos de otras muchas maneras.

 

Basta dar un paseo por cualquier casco urbano de Cantabria para ver algunos edificios repletos de manchas oscuras. Cuando estos desperfectos se producen en los salientes de las fachadas como aleros o elementos decorativos que sobresalen de las fachadas, lo más probable es que estemos ante un caso claro de ausencia de goterón.

  

 

¿Qué es el goterón?

 

El goterón es un elemento constructivo muy necesario para evitar la suciedad de las fachadas. Normalmente son imperceptibles a la vista pero su ausencia es la causa de muchas de las manchas que vemos en los edificios. Situados bajo aleros, ventanas, salientes o voladizos, su misión es impedir la escorrentía del agua de lluvia. Es decir, evitan que el agua acumulada pueda escurrirse hasta alcanzar las paredes exteriores de los edificios.

 

La fachada principal de la Residencia Alborada, en el torrelaveguense barrio de la Inmobiliaria, padecía este problema. Cualquiera podía observar una serie de machas oscuras ubicadas junto a los salientes del inmueble. Este elemento, meramente ornamental, provocaba una acumulación de suciedad en su superficie que, cuando llovía, era arrastrada y generaba salpicaduras y grandes lamparones.

 

Para solucionar este problema y proporcionar a la residencia Alborada un aspecto exterior más agradable, decidimos colocar vierteaguas de zinc con goterón y rodapié sobre esos salientes. En este caso, lo resolvimos realizando un vuelo de unos 2 cms. respecto a la fachada y un pliegue vertical hacia abajo .Además, renovamos el sellado de las juntas de vierteaguas y albardillas en ventanas y muros de cubierta. El resultado de esta rehabilitación es un edificio con un aspecto exterior moderno y duradero. 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square